El presidente Joe Biden alcanzó un acuerdo tentativo para evitar una huelga ferroviaria en Estados Unidos.

De acuerdo con Marty Walsh, secretario de Trabajo de los EEUU, el anuncio se dio en horas de la madrugada de este jueves luego de sostener una reunión con los trabajadores por más de 20 horas.

Lea más: Reclusos de la URI de Puente Aranda lideraron motín: quemaron colchones e intentaron escapar

“Hace unos momentos, luego de más de 20 horas consecutivas de negociaciones en Departamento del Trabajo de los Estados Unidos (USDOL), las empresas ferroviarias y los negociadores sindicales llegaron a un acuerdo tentativo que equilibra las necesidades de los trabajadores, las empresas y la economía de nuestra nación“, sostuvo.

En esta medida, Walsh señaló que el sistema ferroviario es “parte integral de nuestra cadena de suministro, y una interrupción habría tenido un impacto catastrófico en las industrias, los viajeros y las familias de todo el país“.

Podría leer: Defensoría solicitó incluir la pavimentación de troncal del Guavio en el Plan Nacional de Desarrollo

Por su parte, el presidente Biden destacó que llegar a este acuerdo fue una “victoria para la economía y para el pueblo estadounidense”.

Los trabajadores ferroviarios obtendrán mejores salarios, mejores condiciones de trabajo y tranquilidad en cuanto a sus costos de atención médica. Agradezco tanto a los sindicatos como a las empresas ferroviarias por negociar de buena fe”, puntualizó el mandatario.

La huelga ferroviaria que amenazaba un golpe a la economía de EEUU

La Asociación de Ferrocarriles Estadounidenses había advertido de que la huelga detendría 7.000 trenes, con un costo de 2.000 millones de dólares al día.

Las demandas de los sindicatos no se relacionan tanto con los salarios sino con las disposiciones sobre días libres y licencias por enfermedad, y los empleados se quejan de que a veces tienen que trabajar durante largos períodos por falta de personal suficiente.

Podría leer: Miles de personas dan su último adiós a Isabel II en Westminster

La huelga amenazaba con interrumpir el transporte de carga, pero también el de pasajeros, a dos meses de las elecciones legislativas en las que el Partido Demócrata de Biden arriesga perder el control del Congreso.

La presión había estado creciendo en ambos lados para llegar a un acuerdo. El operador ferroviario nacional, Amtrak, ya había cancelado líneas de pasajeros previendo interrupciones, en tanto agricultores y minoristas advirtieron sobre el caos que una huelga generaría en la cadena de suministro, ya alterada por la pandemia de COVID-19.

El anuncio del acuerdo de principio se produjo después de que las empresas ferroviarias de carga y dos sindicatos que representan principalmente a los maquinistas fueran convocados el miércoles a una reunión en el Departamento de Trabajo en Washington, en un esfuerzo por evitar la huelga el viernes a la medianoche.