El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden anunció el retorno del país a la escena mundial, al presentar a su equipo de política exterior y seguridad nacional en el comienzo formal de la transición, mientras Donald Trump sigue sin admitir su derrota.

«Estados Unidos está de vuelta. Listo para liderar el mundo«, dijo Biden en Wilmington, Delaware, junto a los primeros elegidos para altos cargos de su gobierno, todos enmascarados y distanciados por la pandemia del COVID-19.

El grupo incluye a veteranos del Gobierno de Barack Obama, pero es más diverso y revierte la postura de «Estados Unidos primero» de Trump.

Biden, quien será investido el 20 de enero, aseguró que el proceso de traspaso de poder «ya ha comenzado», y que prevé recibir la información de inteligencia clasificada.

«Nos ha contactado la gente de Seguridad Interior (…) Ya estamos preparando una reunión con el equipo de covid en la Casa Blanca», señaló en una entrevista con NBC.

La transferencia de poder prevista por ley recibió luz verde del presidente republicano el lunes por la noche, 16 días después de que su rival demócrata fuera declarado ganador.

Publicidad

En su entrevista para NBC, Biden dijo que en sus primeros 100 días como presidente afrontará la crisis del coronavirus, abandonará las políticas de Trump que «dañan» el medioambiente y promoverá leyes para ofrecer a millones de indocumentados un camino hacia la ciudadanía.

– Multilateralismo y cambio climático –

Las seis mujeres y hombres que Biden eligió como sus principales diplomáticos aseguraron que representan un retorno al multilateralismo y la lucha contra el cambio climático.

«No podemos resolver los problemas del mundo solos», dijo Antony Blinken, designado secretario de Estado.

El actual secretario de Estado, Mike Pompeo, criticó el llamamiento de Biden a una mayor cooperación internacional.

«¿Más multilateralismo por el gusto de pasar el rato con sus colegas en una fiesta? Eso no es lo mejor para los intereses de Estados Unidos», declaró a Fox News.

Pompeo dijo que no había hablado con Blinken, pero que «haría todo lo exigido por la ley» en el proceso de transición.