El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, arremetió este martes contra el mandatario saliente, Donald Trump, por retrasos en la distribución de la vacuna contra la COVID-19 y prometió que, cuando asuma el poder, usará una ley de la Guerra Fría para obligar al sector privado a acelerar el proceso.

«El plan de la Administración de Trump para distribuir vacunas se está quedando atrás, muy atrás», manifestó Biden en un discurso desde Wilmington (Delaware), donde reside.

Dijo estar «agradecido» a todos los que han trabajado para distribuir «rápidamente» las vacunas, incluidos los científicos, médicos y funcionarios de Pentágono; pero explicó que el plan diseñado por el Gobierno de Trump «no está progresando como debería».

Conozca más: Muere un conductor del SITP en presunto caso de intolerancia

«Hace unas semanas, la Administración de Trump afirmó que 20 millones de estadounidenses tendrían la vacuna para finales de diciembre. Con solo unos pocos días para que termine diciembre, solo se ha vacunado a unos pocos millones hasta ahora», dijo Biden, quien apuntó que al ritmo actual se tardará «años y no meses» en inmunizar a toda la población del país, de 330 millones de personas.

Publicidad

Hasta ahora, solo 2,1 millones han recibido la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, de acuerdo a los gubernamentales Centros de Control y Enfermedades (CDC).

Además, en Twitter, el Departamento de Salud indicó este martes que 19,88 millones de dosis ya han sido reservadas, pero eso no significa que hayan sido distribuidas a los 50 estados del país.

Biden reiteró, como ya había dicho a principios de mes, que su objetivo es conseguir que 100 millones de personas reciban la primera dosis en los primeros 100 días de su mandato, que comenzará el 20 de enero.

«Moveré el cielo y la tierra para que vayamos en la dirección correcta», prometió.