El presidente electo de EE. UU., Joe Biden, designó a la legisladora Deb Haaland para dirigir el Departamento de Interior, en una elección histórica para la cartera encargada de administrar los recursos naturales del país, incluidos los territorios tribales.

Originaria del estado de Nuevo México, esta miembro de la tribu Pueblo of Laguna, podría convertirse en la primera nativa americana al frente de ese departamento, si es confirmada por el Senado del país.

Su elección supone un punto de inflexión en los 171 años de una cartera que ha tenido una relación complicada con las 574 tribus del país reconocidas a nivel federal.

Según el diario The Washington Post, Haaland ha prometido transformar este departamento en una institución que promueva la energía renovable y la mitigación de la crisis climática, tras años en los que ha sido el principal instigador del desarrollo de los combustibles fósiles.

El Departamento de Interior, que gestiona un quinto del territorio de EE. UU., desempeñará un papel fundamental a la hora de cumplir con la promesa de Biden de luchar contra el calentamiento global, una de las prioridades del presidente electo.

Publicidad

Al hilo de esta elección, Biden va a nominar, por otro lado, al afroamericano Michael Regan, un profundo conocedor de la principal agencia medioambiental del país, la EPA, como se conoce por sus siglas en inglés, para dirigirla, avanzaron medios locales.

Regan de 44 años, es actualmente secretario del Departamento de Calidad Ambiental de Carolina del Norte, que sería el equivalente en ese estado de la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. (EPA).

De ser confirmado por la Cámara Alta será el primer afroamericano en liderar ese organismo.

Regan trabajó en la EPA durante las Administraciones de Bill Clinton (1993-2001) y de George W. Bush (2001-2009), antes de trasladarse al Fondo de Defensa Ambiental para ejercer como director regional del sureste.

Al frente de la EPA, Regan tendrá por delante cumplir con las promesas de Biden de combatir la crisis climática y poner en marcha una agenda basada en la energía no contaminante.