El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, arrebató el estado clave de Wisconsin al presidente Donald Trump, que lo había ganado en 2016.

Con los 10 delegados que otorga Wisconsin, Biden suma al menos 248 compromisarios en el Colegio Electoral, frente a los 214 que acumula Trump, en su objetivo común de llegar a los 270 que dan la victoria.

Wisconsin es, después de Arizona, el segundo estado que Biden le arrebata a Trump respecto a los resultados de 2016.

Publicidad

Además, el demócrata también le quitó al mandatario el segundo distrito de Nebraska, que otorga un solo delegado.

Según el recuento provisional, Biden ganó en Wisconsin por un escaso margen de 20.510 votos, 49,4 % a 48,8 %, por lo que la campaña de Trump ya pidió un recuento.

Al ser el margen menor al 1 %, Trump tiene derecho a pedir ese recuento aunque tendrá que sufragar de su bolsillo su costo de 3 millones de dólares.

Pese a que Biden se acerca con los 10 delegados de Wisconsin a la Casa Blanca, todavía tiene que ganar en al menos dos de los cinco estados clave en los que el escrutinio sigue en curso: Michigan, Nevada, Georgia, Carolina del Norte y Pensilvania.

Por el momento, el exvicepresidente lleva la delantera en Michigan y Nevada, dos estados que le darían la cifra exacta de 270 compromisarios necesarios para ganar las elecciones.