El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden llamó este sábado al Senado estadounidense a no pronunciarse sobre el nombramiento de la jueza conservadora Amy Coney Barrett para la Corte Suprema antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

«El Senado no debería pronunciarse sobre esta vacante», creada tras la muerte de la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg, «hasta que los estadounidenses hayan elegido a su próximo presidente y su próximo Congreso», dijo en un comunicado.

El mandatario predijo, sin embargo, que el Senado, de mayoría republicana, confirmaría «muy rápido» el nombramiento.

Según la prensa estadounidense, las audiencias están programadas para comenzar el 12 de octubre, para una votación antes de la elección presidencial.

Biden señaló que la jueza Barrett había «discrepado de la decisión de la Corte Suprema de mantener» el Obamacare, la ley de seguro médico aprobada cuando él era vicepresidente, en el mandato del expresidente Barack Obama.

Publicidad

«El presidente Trump intenta desde hace cuatro años echar por tierra» el Obamacare, pero «en dos ocasiones la Corte Suprema ha validado la ley argumentando que es constitucional», explicó el demócrata.