El presidente norteamericano, Joe Biden aseguró en las últimas horas que su Gobierno “compartirá” las vacunas de COVID-19 que ha adquirido con el resto del mundo si tiene excedentes, algo que parece probable a juzgar por los contratos que ha negociado Washington.

‘’Si tenemos excedentes, los vamos a compartir con el resto del mundo. Vamos a empezar y asegurarnos de que los estadounidenses sean atendidos primero, pero luego vamos a tratar de ayudar al resto del mundo’’, indicó Biden durante un acto este miércoles en la Casa Blanca para celebrar el acuerdo por el que la farmacéutica Merck ayudará a fabricar la vacuna de Johnson & Johnson.

El Jefe de Estado explicó que la Casa Blanca había insinuado sin llegar a confirmarlo, después de anunciar que su Gobierno comprará otros 100 millones de dosis de la vacuna monodosis de Johnson & Johnson contra el COVID-19.

Joe Biden encargó esas nuevas unidades, que espera obtener en la segunda mitad de este año, a pesar de que su Gobierno ya se había asegurado en febrero las dosis suficientes para vacunar a todos los adultos del país, y espera contar con todas ellas para finales de mayo.

Publicidad

La acumulación de dosis por parte de EE. UU. y otros países ricos ha generado preocupación entre algunos expertos, que advierten de que eso puede estar repercutiendo en la incapacidad de otros países con menos recursos de conseguir las vacunas suficientes a corto plazo, lo que puede aumentar el riesgo de mutaciones del virus.

EL mandatario insistió en que su Gobierno va a donar 4.000 millones de dólares a la plataforma COVAX para el desarrollo y la distribución equitativa de las vacunas hasta 2022, y que compartirá con otros países los excedentes.

‘’Esto no es algo que pueda detenerse con una valla o un muro, por altos que sean. Así que no vamos a poder estar seguros hasta que el mundo esté seguro’’, aseguró el presidente.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, manifestó que también es posible que los excedentes de vacunas puedan utilizarse para vacunar a niños en EE. UU. una vez que se compruebe que los inyectables son eficaces en menores.

El Gobierno de Biden también quiere reservarse unidades en caso de que sean necesarias para ‘’reforzar la inmunidad’’ de quienes ya han sido vacunados.

‘’En el caso de que se descubra que la respuesta inmune generada por los inyectables de de Pfizer, Moderna u Johnson & Johnson disminuye con el tiempo’’, agregó Psaki.