Los billetes no representan un riesgo de infección significativo en comparación con otras superficies con las que estamos en contacto en nuestro día a día, afirmó Fabio Panetta, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE).

El BCE coopera estrechamente con los principales laboratorios europeos para evaluar el comportamiento del coronavirus en distintas superficies.

«Los resultados indican que el coronavirus puede sobrevivir más fácilmente sobre una superficie de acero inoxidable (por ejemplo, los picaportes de las puertas) que, en billetes de fibra de algodón, con tasas de supervivencia de entre unas 10 y 100 veces más altas en las primeras horas tras la contaminación», dijo Panetta en un artículo de opinión publicado en el blog de la entidad.

Otros análisis indican que es mucho más difícil que un virus se transfiera desde superficies porosas, como los billetes de fibra de algodón, que desde superficies lisas como plástico.

En abril, la demanda de efectivo descendió, y en muchos países es ahora inferior a los niveles habituales por el impacto de las medidas de confinamiento, «que han llevado a un aumento del gasto en supermercados y tiendas justo antes de su entrada en vigor y, posteriormente, a una limitación de las oportunidades de gasto», añadió.

Pero Panetta considera que «también reflejan el impulso de los ciudadanos de acumular efectivo durante una crisis».