El secretario de Cultura del gobierno de Jair Bolsonaro, Roberto Alvim, renunció este viernes a su cargo tras la repercusión negativa de un discurso en el que pronunció una frase inspirada en declaraciones del ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels.

«Su pronunciamiento poco feliz, aunque se haya disculpado, hizo insostenible su permanencia en el gobierno», informó Bolsonaro en un comunicado tras la ola de indignación generada por las declaraciones del secretario.

El polémico discurso fue grabado para un video oficial publicado la víspera sobre el lanzamiento de un nuevo Premio Nacional de las Artes.

«El arte brasileño de la próxima década será heroico. Estará dotado de una gran capacidad de involucramiento emocional y será igualmente imperativo, puesto que [estará] profundamente vinculado a las aspiraciones urgentes de nuestro pueblo, o entonces no será nada», afirma Alvim en la pieza.

La frase es muy similar a una de Goebbels, citada en el libro «Goebbels: una biografía» (2015), de Peter Longerich: «El arte alemán de la próxima década será heroico, será férreamente romántico, será objetivo y exento de sentimentalismo, será nacional, lleno de pathos, imperativo, o entonces no será».

Alvim afirmó que se trató de un «error involuntario» y que desconocía el origen de la frase.

«Perdón por mi error involuntario. Pero, teniendo en cuenta el inmenso malestar causado por este lamentable episodio, puse inmediatamente mi cargo a disposición del Presidente Jair Bolsonaro, con el objetivo de protegerlo», publicó el exsecretario en su cuenta de Facebook.

Publicidad

«No había ninguna mención al nazismo en la frase y no conocía su origen. El discurso fue escrito a partir de varias ideas ligadas al arte nacionalista que me trajeron asesores. Si hubiese sabido el origen de la frase, jamás la habría dicho», prosiguió.

El video generó el rechazo de las más altas autoridades del país, como los presidentes de la Cámara de Diputados y del Supremo Tribunal Federal (corte suprema).

La Confederación Israelí de Brasil, que representa a la comunidad judía, también consideró el discurso «inaceptable» y pidió la salida del secretario.

«Reitero nuestro repudio a las ideologías totalitarias y genocidas», afirmó Bolsonaro, un aliado del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, antes de reafirmar su «total e ilimitado apoyo» a la comunidad judía.