El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, nombró este miércoles a los tres nuevos comandantes de las Fuerzas Armadas, tras el cambio este martes de los jefes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina, según anunció el nuevo ministro de Defensa, el general Wálter Braga Netto.

En un acto realizado en la capital Brasilia, Braga Netto oficializó los nombres del general Paulo Sergio Nogueira de Oliveira como comandante del Ejército, del teniente-general Carlos Baptista Júnior para estar al frente de la Fuerza Aérea y del almirante Almir Garnier para el cargo máximo en la Marina.

Le puede interesar: “Nuestra meta este año es erradicar manualmente”: ministro de Defensa desde Corinto, Cauca

Nogueira de Oliveira ocupa desde ahora el cargo que deja el general Edson Pujol, Baptista Júnior releva al teniente-general Antonio Carlos Moretti Bermúdez y Garnier reemplaza al almirante Ilques Barbosa.

Los cambios, por primera vez de manera conjunta en las tres instituciones castrenses, dieron continuidad al movimiento en el alto escalón del Gobierno anunciado el lunes por Bolsonaro con seis cambios en su Gabinete.

A la esperada salida del entonces canciller Ernesto Araújo, presionada por miembros de su base aliada y de la oposición, se sumó la sorpresiva del general Fernando Azevedo e Silva, quien ocupaba el Ministerio de Defensa.

Publicidad

Conozca más: Bolsonaro rechaza las restricciones de movimientos y pide volver al trabajo

Según informaciones de medios locales, Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército, se habría molestado por una reciente entrevista de Azevedo e Silva en la que el entonces ministro alertaba sobre una tercera la de la pandemia de la COVID-19 y, contrario al gobernante, defendía medidas de aislamiento social.

De igual manera, circuló en la prensa que la negativa de Azevedo e Silva para relevar del comando del Ejército a Pujol, con el que el presidente tampoco simpatizaba, precipitó su salida.

Vea también: Gobierno reitera las recomendaciones para evitar contagios por COVID-19 en medio de Semana Santa

En una rápida declaración durante el acto, Braga Netto, que dejó el Ministerio de Casa Civil (Presidencia), evitó comentar los motivos de los relevos en el comando de las Fuerzas Armadas y pidió unidad para combatir la pandemia de la COVID-19, que deja más de 317.000 muertos y 12,6 millones de casos confirmados en trece meses.

“El mayor patrimonio de una nación es la garantía de la democracia y la libertad de su pueblo. Los militares no faltaron en el pasado y no faltarán siempre que el país los necesite”, apuntó el general, quien enalteció los 57 años, celebrados este miércoles, del Golpe de Estado que estableció una dictadura militar entre 1964 y 1985.