En el marco de la persistente escalada de tensión entre ambo, dos bombarderos B-1B estadounidenses han realizado maniobras en la península coreana en lo que supone una nueva muestra de fuerza de Washington ante Pyongyang.

Las aeronaves estadounidenses penetraron en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) y ejecutaron una serie de ejercicios sobre el Mar de Japón.

Dos horas y media después, los B-1B estadounidenses abandonaron la ADIZ surcoreana antes de retornar a su base en la isla de Guam.

Por su parte, la Fuerza Aérea estadounidense publicó un comunicado en el que se detalló que los bombarderos estratégicos se realizaron junto con cazas del ejército japonés.

REDACCIÓN INTERNET – CM&