El presidente de Chile, Gabriel Boric, hizo este martes un cambio en el corazón político de su gobierno, designando a figuras de centroizquierda en ministerios clave como Interior, dos días después del abrumador rechazo a una nueva Constitución que signficó un duro golpe para el oficialismo.

“Chilenos y chilenas, quiero que sepan que hago este cambio de gabinete pensando en nuestro país. Tenía que doler y duele porque es necesario”, afirmó Boric, tras tomar juramento a los nuevos ministros que entran a su gobierno y despedir los salientes.

Le puede interesar: Inteligencia de EE. UU. revela que Rusia está comprando armas y municiones a Corea del Norte

Sirenas policiales y olor a gases lacrimógenos antecedieron la ceremonia que se llevó a cabo en el palacio de gobierno, en el centro de Santiago, en cuyos alrededores cientos de estudiantes de secundaria reclamaron más recursos en educación, aunque los cánticos con rabia apuntaron al resultado del rechazo a la nueva Carta Magna que había elaborado una Convención constituyente.

El domingo, más del 61% optó por rechazar ese texto que nació tras la violenta revuelta social de octubre 2019, en la elección con mayor participación de votantes (85,8%) en la historia de Chile.

Boric reemplazó de su jefa de gabinete, Izkia Siches y cambió de ministerio a Giorgio Jackson, uno de sus más estrechos colaboradores, quien estaba a cargo de las relaciones con el Congreso.

En lugar de Siches –que se despidió visiblemente emocionada– Boric confió la cartera de Interior y jefatura de gabinete a la politóloga Carolina Tohá, figura de los gobiernos de centroizquierda que asumieron tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Le puede interesar: Francia abre juicio, sin el autor de los hechos, por el atentado que mató a 86 personas en 2016 en Niza

Tohá fue vocera del gobierno de la socialista Michelle Bachelet (2000-2006; 2010-2016) y exalcaldesa de Santiago. Su padre, José Tohá, exministro del Interior del derrocado mandatario socialista Salvador Allende, murió como consecuencia de torturas en 1974.

Jackson fue nombrado al frente del ministerio de Desarrollo Social, que estaba vacante.

En las otras carteras, ingresó la médica Ximena Aguilera a Salud; Ana Lya Uriarte al ministerio de la secretaría general de la Presidencia; Diego Pardow a Energía y Silvia Díaz al ministerio de Ciencia e Innovación.

El cambio de ciclo

Con este cambio, el mandatario acerca posiciones con la antigua coalición de centroizquierda que gobernó Chile en los últimos 30 años, y que inicialmente Boric, como líder de la alianza de izquierda Frente Amplio, criticó por no haber sido capaz de encauzar cambios en favor de un Estado más fuerte para responder a las demandas sociales de la ciudadanía.

“Con el resultado del plebiscito se cierra un ciclo y ahora empiezan nuevas tareas que requieren nombres nuevos que puedan responder” a las mismas, explicó Fernando García, académico de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Diego Portales.

Le recomendamos leer: Encuentran muerto a uno de los sospechosos de apuñalamiento masivo en Canadá

El cambio de gabinete se concretó dos días después del triunfo del “Rechazo” a la propuesta de nueva Constitución que redactó durante un año la convención paritaria que incluyó 17 escaños indígenas, apoyada por el gobierno de Boric.

“Los procesos de transformaciones sociales son siempre de largo aliento. La historia de Chile nos ha enseñado que los grandes cambios que perduran son aquellos que no se hacen de la noche a la mañana”, agregó el mandatario.

En el plebiscito del domingo, el “Rechazo” se impuso con 61,8% de los votos frente al 38% que obtuvo el “Apruebo”, en un resultado interpretado también como una sanción a la gestión de Boric a seis meses de haber asumido el poder con la promesa de realizar amplias reformas sociales.

“Para seguir con el proceso constituyente se necesitan nuevas caras, nuevas energías y que se renueve el proceso con fuerza”, agregó García.