El Reino Unido se convirtió este martes en el primer país europeo en superar los 100.000 muertos por coronavirus, al sumar a 1.631 nuevos fallecidos a la «sombría estadística» de la pandemia, según declaró el primer ministro británico, Boris Johnson.

«Lamento profundamente a cada una de las vidas que se han perdido y asumo la responsabilidad completa por todo lo que ha hecho el Gobierno» para abordar la crisis sanitaria, afirmó Johnson en una rueda de prensa, en la que recalcó que la vacunación es la vía para «liberarse del virus».

Al ser cuestionado sobre posibles errores en la lucha contra el virus por parte de su Ejecutivo, que a finales de abril del año pasado se marcaba como objetivo no superar los 20.000 muertos, el primer ministro afirmó: «Realmente, hicimos todo lo que pudimos, y lo continuamos haciendo, para minimizar la pérdida de vidas».

Este martes se registraron 20.089 nuevas infecciones en el conjunto del Reino Unido, una reducción de las transmisiones por cuarta jornada consecutiva, después de que el viernes se comunicaran 40.261 contagios.

Publicidad

Johnson aseguró que «en los próximos días o semanas» evaluará la posibilidad de relajar las estrictas restricciones que impuso en Inglaterra hace tres semanas, que exigen a la población no salir de casa sin un motivo esencial, si bien subrayó que para hacerlo deben continuar bajando las infecciones.

La nueva variante ha «cambiado la situación»

A pesar de la reducción de los contagios, el consejero médico del Gobierno para Inglaterra, Chris Whitty, llamó a la cautela y recalcó que las cifras todavía son «muy altas».

La nueva variante del virus detectada por primera vez en el Reino Unido, que se considera entre un 30 % y un 70 % más contagiosa que la original, «ha cambiado la situación en la que estamos de manera sustancial», alertó Whitty.

Aseguró que el cambio en la evolución del virus no era predecible en septiembre; recalcó que el escenario actual es «muy diferente» al que anticipaba el Gobierno hace pocos meses debido a esa mutación.

El consejero médico reveló que al menos durante dos semanas su equipo temió que las actuales medidas de confinamiento no fueran suficientes.