El primer ministro británico, Boris Johnson, recibió este viernes la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Johnson, de 56 años de edad, acudió al hospital londinense St Thomas, el mismo donde en abril del año pasado estuvo varios días ingresado en cuidados intensivos tras contagiarse del coronavirus.

“Literalmente no he sentido nada”, dijo Johnson a los medios tras abandonar el centro médico, al término de una semana en la que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha dado luz verde a continuar vacunado con el preparado de AstraZeneca al considerarlo “seguro y eficaz” y pese a los casos de trombosis detectados y que presuntamente podrían haber sido una reacción al fármaco.

Publicidad

Cuestionado por posibles temores entre la población a sufrir efectos secundarios, el primer ministro respondió: “No me escuchen solo a mí, escuchen a todos los científicos y a lo que la Agencia Europea del Medicamento dijo ayer”. 

“Recomiendo encarecidamente a todo el mundo que en cuanto reciban la notificación (del sistema sanitario) acudan a vacunarse”, agregó.

Vea también: A partir de este sábado inicia piloto de bares en Bogotá

Tanto la EMA como la Agencia Reguladora de Medicinas y Productos Sanitarios británica (MHRA, en inglés) consideran que los beneficios de la vacuna superan los posibles riesgos, aunque continúan investigando si existe un vínculo causal entre el preparado y algunos casos de accidentes cerebrovasculares.

En el Reino Unido se ha administrado ya la primera dosis de una vacuna -AstraZeneca o Pfizer- a más de 26 millones de personas, mientras que unos 2 millones han recibido también la segunda inyección preceptiva.