Brasil recibió este jueves el primer lote con 120.000 dosis de la vacuna CoronaVac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech.

«Es un hito muy importante», conmemoró desde el aeropuerto de Sao Paulo el gobernador del estado Joao Doria, según un video posteado en sus redes sociales.

La vacuna llegó a Brasil a través de un convenio con el Instituto Butantan, adscrito al gobierno de Sao Paulo, y se volvió motivo de disputa entre el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro y Doria, su rival político.

El enfrentamiento subió unos decibelios la semana pasada cuando la agencia de vigilancia sanitaria nacional (Anvisa) suspendió por 48 horas el ensayo en voluntarios en Brasil, argumentando «un incidente grave» ocurrido durante las pruebas.

Publicidad

Bolsonaro se congratuló en redes sociales por la paralización del estudio, y las autoridades regionales de Sao Paulo expresaron «indignación» y garantizaron que el incidente no estaba relacionado con el medicamento en investigación.

El suicidio de un voluntario del ensayo motivó la suspensión de los ensayos, pero enseguida Anvisa autorizó que fueran retomados, afirmando que las suspensiones en fase de estudio son comunes y que eso «no significa necesariamente que el producto bajo investigación no sea de calidad, seguro o eficaz».