Tras una década de ausencia, Brasil volverá durante el bienio 2022-2023 al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), un órgano que aspira a integrar de forma permanente en el marco de las reformas que se discuten desde hace décadas.

La candidatura brasileña, que ya tenía el visto bueno del grupo de países de Latinoamérica y el Caribe y por ello llegaba sin oposición a las elecciones celebradas en la Asamblea General de la ONU, obtuvo el respaldo de 181 de los 193 Estados miembros de la organización.

Publicidad

Brasil ingresará en el Consejo de Seguridad el próximo 1 de enero en sustitución de San Vicente y las Granadinas, que este año completa su mandato de dos años.

 

Le puede interesar: “Esto es para llegar al poder en el 2022”: polémica por declaraciones de integrante del comité de paro

 

Allí se sumará como voz latinoamericana a México, elegido el pasado año y que mantendrá su escaño durante 2022, lo que hará que la región esté representada por dos de sus países con más peso económico e internacional.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores del país destacó que la elección es “un reconocimiento a la histórica contribución brasileña a la paz y la seguridad internacionales”.