Una madre alemana apeló al corazón de los paraguayos para ubicar a su hija de 10 años y a otra pequeña de 11 que entraron en noviembre pasado al país junto a sus otros progenitores, actualmente en paradero desconocido.

“Ayúdennos en nuestra búsqueda”, dijo visiblemente afectada Anne Maja Reiniger-Egler durante una rueda de prensa en la sede del Ministerio Público de Paraguay.

La mujer pidió a los paraguayos que tengan “corazón” y apoyen en las tareas de las autoridades para encontrar a Clara Magdalena Egler (10) -su hija- y Lara Valentina Blank (11), quienes ingresaron al país el 27 de noviembre del año pasado.

Le puede interesar: Zelenski reconoce que Ucrania pierde entre 60 y 100 soldados por día

“Clara y Lara seguramente no se encuentran muy bien con toda esta situación. No puede ser que sigan el resto de su niñez escapando”, se lamentó.

La Unidad de Trata del Ministerio Público y el departamento antisecuestro de la Policía Nacional investigan el caso de las pequeñas, que llegaron al país acompañadas por Andreas Rainer Egler -padre de Clara- y Anna Maria Egler, madre de Lara.

El responsable del Área de Vigilancia de la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), Dante Leguizamón, explicó el domingo a Efe que los adultos -que, a su vez, son pareja- no informaron del viaje al otro progenitor de las niñas.

Le puede interesar: Todo sobre la vacuna de la viruela del mono: quién la fabrica y cómo funciona

Además, enviaron una carta de despedida en la que se declararon en contra de que las niñas se vacunen contra la covid-19.

Sobre los adultos pesa una orden de captura y una alerta roja de la Interpol.

También se difundió una notificación amarilla relacionada con las niñas, que se publica en casos de víctimas de rapto por uno de sus progenitores, retenciones o desapariciones inexplicadas.

Durante la rueda de prensa de este lunes, la fiscal encargada del caso, Karina Sánchez, reveló que la investigación se inició hace más de cinco meses e indicó que decidieron dar a conocer el caso a pedido de la madre de Clara.

Sánchez aseguró que la mujer se encuentra en Paraguay para “estar cerca de las autoridades y ver la manera de localizar a su hija”.

Sin entrar en detalles, la fiscal relató que lograron llegar al domicilio donde residían las niñas, pero admitió que los adultos abandonaron el lugar tras percatarse de que se había iniciado un proceso para su localización.