Después de tres años de litigio, en Bélgica fue autorizada la creación de un «buzón de bebés» para que las madres pueden dejarlos si no los quieren tener.

La iniciativa de la organización sin ánimo de lucro ASBL Corvia fue aprobada para su realización en el municipio de Evere, en Bruselas.

La idea es que los padres tengan la opción de abandonar a su hijo de forma anónima, con el fin de evitar que los dejen botados en sitios «públicos y peligrosos».

El «Baby box» debía haberse instalado el 21 de septiembre de 2017, pero el exalcalde de la ciudad, Pierre Muylle, lo prohibió; informó el medio local Le Soir.

Sin embargo, el Consejo de Estado de Bélgica anuló la decisión del mandatario y solo faltan algunos trámites para que se puedan depositar a los recién nacidos desde octubre.

«Estamos encantados, porque todos los niños deberían tener derecho a un futuro», dijo Mathilde Pelsers, de ASBL Corvia.

Publicidad

Así funciona

En su sitio web, la organización explica con detalle el funcionamiento de su ventanilla para depositar bebés no deseados.

El buzón se encuentra en la rue du Tilleul 405 en Evere. Estará disponible a cualquier hora y todos los días.

Foto: ASBL Corvia

«La mamá sólo tiene que empujar la pequeña puerta verde. En la caja con calefacción hay un nido acogedor donde puede poner al bebé», detalla la organización.

Según Corvia, las madres encontrarán en el buzón un sobre con una identificación, que le permitirá buscar a su hijo en un futuro, si así lo desean.

Eso sí, en las instrucciones se advierte que una vez que la puerta de la caja se cierra, ésta se bloquea permanentemente.

¿Qué pasa con los bebés?

Cuando se abre la puerta de la «caja del bebé» suena una alarma y automáticamente alerta a un conserje, quien no abrirá la caja hasta que la madre cierre la puerta y se vaya.

Posteriormente, un médico será contactado de inmediato para brindar primeros auxilios al recién nacido, así como a las distintas autoridades.

Imagen: ASBL Corvia

«Garantizar el anonimato y la seguridad es fundamental. La caja del bebé está disponible para cualquier mamá», explica la organización.

Cabe anotar que esta no es la primera «caja para bebés» en Bélgica, ya hace 20 años se instaló una en Amberes.