La cooperación entre la Policía Nacional y el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá, permitió capturar al cabecilla de narcotráfico, Ómar Rentería Cuero, conocido en el mundo del crimen organizado como ‘Rocanrol’ y cuyo nombre figuraba en circular azul de Interpol.

Rentería, quien utilizaba documentación falsa para despistar a las autoridades, coordinaba la recepción de clorhidrato de cocaína que era enviado desde Colombia para su posterior envío hacia Centroamérica y, en ocasiones, con rumbo final a Estados Unidos y Europa.

El alcaloide llegaba a territorio panameño a bordo de lanchas rápidas o transportado por ‘caminantes’, muchas veces migrantes, que atravesaban a pie la serranía del Darién durante 8 o 10 días, tras partir desde Acandí, Unguía o Riosucio (Chocó).

En su contra existen otras 12 investigaciones por homicidio, secuestro simple, lesiones personales y amenazas, todas en poder de fiscalías del Urabá antioqueño.