La Policía española, en colaboración con Interpol en Colombia, ha desarticulado una red de explotación sexual de mujeres, en su mayoría colombianas, en una operación con ocho detenidos en la que han sido liberadas dos de las víctimas, que fueron captadas por Internet.

En un comunicado, la Policía informó este jueves, Día Internacional contra la Explotación Sexual, que algunas de las víctimas eran captadas en su país de origen con engaños, ya que inicialmente les pedían 1.500 euros para viajar a España, pero al llegar les advertían de que esa deuda era el doble y debían prostituirse para saldarla.

 

Mire también: La lava ocupa 166 hectáreas de La Palma y ha destruido 350 inmuebles

 

La organización incrementaba sus beneficios obligando a las víctimas a vender a los clientes drogas como cocaína, marihuana y “popper”, según la Policía.

Cinco de los detenidos ingresaron en prisión provisional y fueron clausuradas cinco viviendas en varias localidades españolas en las que las víctimas eran obligadas a prostituirse, además de que fueron intervenidos 15.125 euros en efectivo y seis vehículos, y catorce cuentas bancarias fueron bloqueadas.

 

Podría leer: EE. UU. autoriza tercera dosis de Pfizer para personas mayores y de alto riesgo

 

Las detenciones se produjeron en las provincias de Asturias (norte) y Alicante (este), por supuesta pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos, delitos relativos a la prostitución, por favorecer la inmigración clandestina y contra la salud pública, de acuerdo al comunicado.

La investigación se inició tras una denuncia y la Policía constató que otras de las víctimas eran captadas también en España a través de anuncios en internet, que respondían mujeres en estado de vulnerabilidad a las que convencían para ejercer la prostitución.

 

Le puede interesar: Congresista asegura no estar conforme con su salario: “El sueldo no me alcanza”

 

Cuando llegaban a esas viviendas, se encontraban con que debían estar disponibles las 24 horas del día, sin poder dormir ni descansar, controladas con cámaras de videovigilancia y en muchas ocasiones, no cobraban el salario acordado, como forma de castigo y control, destacó la Policía.