Los californianos votaron este martes en un referendo a favor de mantener en el cargo a su gobernador demócrata, al rechazar rotundamente un intento de desbancarlo de parte de republicanos críticos de las restricciones por la pandemia.

Gavin Newsom sobrevivió sin problemas a una consulta que podía haberlo sustituido por un republicano, en uno de los estados más liberales de Estados Unidos.

 

Te puede interesar: Un tercer miembro del ELN será extraditado a EE. UU. por narcotráfico

 

Con más del 60% de los votos escrutados en todo el estado, los canales CNN y NBC dijeron que Gavin Newsom se había impuesto luego que alrededor de dos tercios de los votantes apoyaran al titular en la consulta popular.

Foto: AFP

Millones de personas habían votado por correo, lo que permitió un rápido conteo apenas cerraron las urnas a las 03H00 GMT.

Newsom presume de haber respetado las indicaciones científicas cuando ordenó a los californianos que se quedaran en casa durante lo peor de la pandemia de covid-19.

Pero los empresarios lo acusaron de asfixiar sus negocios con estas restricciones y muchos padres protestaban porque sus hijos no iban a la escuela.

 

Mira también: Primer ministro de Haití destituye al fiscal que lo quiere investigar por magnicidio de Jovenel Moise

Políticos de todo el país, profundamente polarizado, han seguido con interés la votación de California como un posible indicador de cómo les iría en las urnas a los titulares que escuchan a los médicos, en comparación con aquellos que escuchan a furiosos electores.

El principal contrincante de Newsom era Larry Elder, un locutor de radio de derecha que ha apoyado abiertamente al expresidente Donald Trump.

Elder copió la estrategia que siguió Trump en la elección de 2020 y lanzó la noche del lunes una página web denunciando fraude y demandando a las autoridades “investigar y mejorar los resultados distorsionados” de la elección.

El afroamericano de 69 años concedió la victoria a su “oponente”. “Admitimos que hemos perdido la batalla, pero sin duda vamos a ganar la guerra”, dijo a los simpatizantes reunidos en el condado de Orange, algunos de los cuales llevaban las gorras rojas “Make America Great Again”, populares entre los seguidores de Trump.