La Cámara de Representantes de los Estados Unidos debió cancelar una sesión prevista para el jueves 4 de marzo, luego de que las fuerzas de seguridad advirtieran de un posible nuevo asalto al Capitolio.

De esta manera parte de la votación programada para este jueves será realizada este miércoles por la noche para evitar una posible jornada de violencia como la ocurrida el 6 de enero, cuando seguidores del entonces presidente Donald Trump asaltaron el Capitolio, dejando un saldo de cinco muertos.

El Senado, sin embargo, aún mantiene sus planes de sesionar el jueves.

Esto ocurre luego de que se conociera un memorando de las fuerzas de seguridad del Capitolio, en el que advierten al FBI y otros organismos de inteligencia y seguridad, de que hay información de Inteligencia que “muestra un posible complot de una milicia identificada para irrumpir el jueves, 4 de marzo, en el Capitolio’’.

Según la cadena de televisión CNN, información proporcionada por el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional advierte que ha aumentado la discusión entre grupos extremistas, como la organización de ultraderecha Three Percenters, sobre un posible plan de atacar el Capitolio este 4 de marzo.

Los seguidores del movimiento conspiratorio QAnon creen que el 4 de marzo el expresidente de EE. UU. Donald Trump será investido de nuevo, basándose en que entre 1793 y en 1933 la investidura de los mandatarios cayó a menudo en torno a esa fecha.