En Polonia, un camión cisterna que transportaba 12 toneladas de chocolate líquido, volcó después de colisionar con una barrera de tráfico, causando olas de líquido azucarado cubriendo gran parte de una autopista.

El incidente ha provocado que el tráfico se detuviera por completo por la textura pegajosa que dejó en la carretera. Las autoridades aseguraron que pasaran varias horas antes de que se pueda reabrir.

Según el fabricante, el chocolate derramado es más difícil de eliminar que el aceite y debe limpiarse gradualmente utilizando agua caliente a presión.

En algunas áreas, el chocolate era tan espeso que llevaron maquinaria pesada para recoger el desastre.

Si bien nadie más resultó herido durante el incidente, la sustancia viscosa le robó a un periodista local su zapato.