El gobierno de Canadá obligará a los viajeros internacionales a ponerse en cuarentena en hoteles, por un período aún indeterminado, como parte de las nuevas medidas destinadas a frenar la incursión de variantes de coronavirus altamente infecciosas en el país.

Entre otras medidas, todos los viajeros que lleguen a los aeropuertos canadienses deberán pagar de su bolsillo, la cuarentena en un hotel, antes de poder circular libremente por el país.

Además, el gobierno de Ontario exigirá que todos los viajeros internacionales se sometan a una prueba de COVID-19 al llegar a un aeropuerto o a un cruce fronterizo.

El gobierno del primer ministro Justin Trudeau se ha visto sometido a una presión cada vez mayor para endurecer los controles fronterizos en enero, después de que se descubrieron mutaciones de coronavirus altamente infecciosas en varias provincias.

Los viajes internacionales trajeron las variantes a Canadá, desde lugares como Reino Unido, Dinamarca, Sudáfrica y Brasil.

Publicidad