El caos se apoderó de las calles de Francia por cuenta de los monumentales trancones que se produjeron debido a la huelga de los trabajadores ferroviarios y a la movilización de miles de trabajadores que rechazan las reformas económicas del presidente francés, Emanuel Macron.

Los trabajadores han salido a marchar en contra de las reformas del presidente Emmanuel Macron quien quiere poner fin a los programas especiales para los trabajadores, entre ellos quitar la garantía de un empleo de por vida, una jubilación temprana, una buena pensión y un seguro de médico complementarios.

«La reforma no mejorará nada, es solo porque Emmanuel Macron quiere hacer coincidir el tratado europeo y decir que deberíamos abrirnos a la competencia”, indicó Jean-Francois Denoyelle, trabajador ferroviario. 

Por su parte, la ministra de Transporte, Elisabeth Borne, indicó que es pertinente dialogar, «estoy abierta al diálogo. Y creo que los sindicatos deben seguir el diálogo”.

Este es solo el inicio de la movilización, que ha sido ideado con huelga de dos días cada cinco, es decir, durara 36 días alternados e iría hasta finales de junio.