Las autoridades italianas arrestaron hoy a un médico italiano que afirmaba falsamente haber administrado dosis contra el COVID-19 a pacientes antivacunas para que así obtuvieran el certificado sanitario oficial, que se exige para el ocio.

Según las primeras hipótesis, el médico de cabecera, en calidad de funcionario público, fingía haber inmunizado contra el coronavirus a pacientes antivacunas por su convicción que las vacunas no son útiles contra la pandemia y no por dinero u otro tipo de obsequios.

Le puede interesar: El autor de una serie de asesinatos en EE. UU. predijo sus crímenes en libros

El doctor, que aseguró haber suministrado las vacunas en Pistoia, donde ejerce su profesión, pero también en otras localidades de la Toscana, está acusado de falsificación, fraude, omisión de documentos oficiales y malversación de fondos, este último cargo por haber desechado las vacunas y justificar al sistema de salud que las había utilizado.

La voz de alerta la dio una madre que denunció la situación ante la Policía italiana, preocupada por el hecho de que su hijo, que había sido vacunado falsamente, pudiera enfermarse de coronavirus, aunque ya había sospechas de anomalías, según las mismas fuentes.

Lo más visto: (Video) Dos presuntos sicarios fueron quemados vivos tras dispararle más de 12 veces a su víctima

Las autoridades italianas también arrestaron el pasado 21 de enero en Sicilia a una enfermera que fingía realizar el pinchazo de la vacuna contra el coronavirus a cambio de 400 euros para que los pacientes obtuvieran el certificado de vacunación.