La justicia australiana encontró culpable al cardenal George Pell, por haber abusado sexualmente a dos menores en la década de 1990.

La sentencia fue unánime por parte de los 12 miembros de un Tribunal de Melbourne, quien a su vez no dio detalles sobre los cargos por los que el número “tres del vaticano” fue condenado. Sin embargo, informó que la pena que deberá cumplir el religioso se conocerá hasta febrero del próximo año.

La batalla de Pell contra la justicia australiana comenzó desde agosto cuando este afrontaba una larga investigación por presuntos delitos sexuales contra menores. Hoy este se convierte en el primer alto cargo de la Santa Sede en ser imputado por pederastia.