Un médico habría asesinado a dos de sus paciente para liberar camas UCI en un hospital afectado por la pandemia, afirmaron fiscales en Italia.

Se trata del doctor Carlo Mosca, de 47 años, quien fue detenido por la Policía después de una larga investigación encubierta.

 

Mosca fue arrestado en una redada al amanecer, después de que los cuerpos de Natal Bassi, de 61 años, y Angelo Paletti, de 80, fueran exhumados.

Los investigadores revisaron los registros médicos de los pacientes después de que murieran en la primera ola de coronavirus.

El galeno estaba a cargo del servicio de urgencias del Hospital Montichiari en la provincia de Brescia, una de las regiones más afectadas en Italia cuando morían alrededor de 800 personas al día.

 

Las pruebas de la Fiscalía

Los fiscales explicaron que Mosca les dio a los dos hombres, que habían sido hospitalizados por COVID-19, anestésicos más medicamentos que bloquean los nervios y los músculos.

Esto causó sus muertes repentinamente, al parecer para liberar camas que necesitaban desesperadamente.

Estos medicamentos se usan comúnmente cuando los pacientes se colocan en un ventilador. Sin embargo, los investigadores descubrieron que los pacientes no habían sido entubados.

Los funcionarios iniciaron una investigación después de un aviso anónimo sobre Mosca, quien ahora está bajo arresto domiciliario por sospecha de homicidio voluntario y falsificación de registros.

Según medios locales, la nota que alertó a las autoridades decía: “está matando pacientes para liberar camas”.

Ángela Corvi, jueza de instrucción, escribió en la orden de captura que el Dr. Mosca tenía “pleno conocimiento” de lo que estaba haciendo y “tenía la capacidad de matar”.

 

 

El supuesto motivo era “liberar camas y ayudar a los recursos humanos del personal, física y emocionalmente”, agregó la jueza.

Vale la pena recordar que en marzo de 2020, Italia vivió momentos de terror cuando más de 5.000 personas al día daban positivo para coronavirus.

Informes de aquel entonces describen cómo el colapso de los hospitales provocó decesos en las calles y una situación insostenible.