El programa de vacunación COVID-19 de Estados Unidos para niños de 5 a 11 años estará “funcionando a pleno rendimiento” el 8 de noviembre, anunció el coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, Jeff Zients, durante una sesión informativa virtual en la Casa Blanca.

“A partir de la semana del 8 de noviembre, el programa de vacunación infantil estará en pleno funcionamiento. Los padres tendrán una amplia gama de opciones para programar citas y vacunar a sus hijos en entornos con los que están familiarizados y de proveedores de confianza”, dijo Jeff Zients.

La administración de Biden ha asegurado suficiente suministro de vacunas para vacunar a los 28 millones de niños de 5 a 11 años que son elegibles para la vacunación y ayudará a equipar más de 25,000 consultorios pediátricos y de atención primaria, cientos de centros de salud comunitarios y clínicas de salud rurales, así como decenas de miles de farmacias para administrar las inyecciones, según la Casa Blanca.

Le puede interesar: La Corte Penal Internacional investigará formalmente a Venezuela

Según Zients, “Los departamentos de salud estatales y locales planean lanzar miles de centros comunitarios de vacunación, incluso en eventos deportivos juveniles, ferias, zoológicos y centros comunitarios. Y en todo el país, las escuelas se asociarán con proveedores de vacunas para albergar centros de vacunación con más de 6,000 clínicas en las escuelas antes de las vacaciones de invierno”.

La dosis de la vacuna de Pfizer, la única aprobada por ahora en Estados Unidos para ser usada en niños de entre 5 y 11 años no solo será reformulada a un tercio de la dosis que se usa en los adultos, sino que además se volverá a empaquetar con una nueva tapa naranja, por lo que será difícil confundirla con la vacuna para adultos.