Al menos 46 personas murieron, varias carreteras quedaron bloqueadas y múltiples viviendas fueron “gravemente dañadas” tras el sismo de magnitud de 6,6 grados que sacudió este lunes el suroeste de China.

El temblor se registró a las 12H52 (04H52 GMT) en la región montañosa de Sichuan, indicó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El epicentro se situó a 39 km del cantón de Luding, informó la televisión pública china CCTV, en una zona no muy densamente poblada.

El temblor se sintió en varias ciudades de la provincia a unos 200 km del epicentro, entre ellas la capital regional Chengdu, que cuenta con 21 millones de habitantes, actualmente confinados debido a un brote de covid-19.

También puedes leer: Ejército israelí reconoce la “alta probabilidad” de haber matado a la periodista Shireen Abu Akleh

El último balance provisional, revisado al alza por la noche, era de al menos 46 muertos, según la televisión nacional, que indicó además que habría 16 desaparecidos y 50 heridos.

Ante unas cifras que podrían ir en aumento, el presidente chino, Xi Jinping, instó a “hacer todo lo posible para ayudar a las personas afectadas por la catástrofe y minimizar las pérdidas humanas”, según Xinhua.

“Viviendas resultaron gravemente dañadas” y las líneas telefónicas quedaron interrumpidas en algunos lugares, indicó la prefectura de Garze. La ciudad de Ya’an mencionó “daños a distintos niveles” en las zonas afectadas.