Un extraño perro con un solo ojo, dos lenguas enormes y sin nariz nació en Filipinas. El caso tendría una explicación.

El cachorro nació junto a otro canino que parecía normal el pasado 6 de febrero en la provincia de Aklan.

Amie de Martin, la dueña del cachorro, lo llamó Cíclope por sus evidentes rasgos físicos. Pero aunque se entusiasmó al principio, solo bastó unas horas para darse cuenta que no podía beber con facilidad la leche de su madre.

Al ver que el animal sufría, Amie decidió llevarlo al veterinario con la esperanza de que sobreviviera a través de otros métodos alimenticios.

¿Qué pasó con ‘Cíclope’?

Desafortunadamente, el cachorro no pudo llegar al día siguiente. Murió alrededor de las 10 de esa noche porque no podía respirar con normalidad.

 

 

Su propietaria contó que lo alimentaron con fórmula para cachorros y leche en polvo que suministraron con un gotero, pero no funcionó.

¿Por qué nació así?

El veterinario le dijo al dueño que la madre pudo haber comido toxinas mientras estaba embarazada, lo que causó la condición del otro cachorro.

«El veterinario dijo que la madre probablemente comió algo tóxico, pero la mamá de Cíclope es menopáusica, así que esa podría haber sido otra razón«, explicó Amie al diario británico Daily Statr.

 

 

Amie afirmó que conservó al cachorro en una caja de vidrio, en lugar de enterrarlo en el jardín.

Otro expertos consultados por el diario especulan que el cachorro tenía una rara enfermedad llamada ciclopía, que afecta a mamíferos y otros animales.

Este extraño fenómeno puede ser causado por un defecto genético o por toxinas que afectan el desarrollo del cerebro.