Estados Unidos estaba en vilo a la espera del veredicto del juicio contra Derek Chauvin, el expolicía que terminó declarado culpable por la muerte del afroestadounidense George Floyd, un hecho que disparó las mayores manifestaciones antirracistas desde los años 1960 en ese país y que colocó a ambos hombres como símbolos opuestos.

 

Le puede interesar: Declaran culpable de tres cargos a expolicía por muerte de George Floyd en EE. UU.

 

El nombre de Floyd es coreado por manifestantes de todo el mundo y su rostro aparece en murales a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Publicidad

Desde su brutal muerte, el 25 de mayo de 2020 en la ciudad de Minneapolis a manos de Chauvin, Floyd representa, más que ningún otro, a las víctimas negras de la violencia policial y el racismo en Estados Unidos.

“Papá cambió el mundo”. Las palabras de su hija de seis años, Gianna, resumieron la paradoja de su asesinato: la muerte de este hombre de 46 años supuso el comienzo de un ajuste de cuentas moral con los supremacistas blancos que trascendió las fronteras de Estados Unidos.

 

Vea también: 120 militares colombianos que llegaron de Egipto resultaron positivos por COVID-19

 

¿Quién era George Floyd?

La vida de Floyd estuvo marcada por las dificultades, pero también por la generosidad.

De alta estatura (1,93 metros) y contextura robusta, era conocido por amigos y familiares como un “gigante gentil”, un rapero y atleta que tenía problemas de adicción pero que quería lo mejor para sus hijos.

Su madre se mudó a Houston poco después que él naciera en 1973 en Carolina del Norte y creció en Third Ward, un vecindario pobre y predominantemente afroamericano del centro de Houston.

 

Conozca más: La misteriosa muerte de Gina y su bebé recién nacida en el hospital de Kennedy

 

“No teníamos mucho, pero siempre nos teníamos el uno al otro”, dijo su primo Shareeduh Tate.

En la Jake Yates High School, hizo de hermano mayor de muchos de los chicos de la zona. “Nos enseñaba a ser hombres”, dijo su hermano menor, Philonise.

Floyd se destacó en los campos de fútbol americano y en el baloncesto, deporte que practicó cuando fue a la universidad, a la que luego debió abandonar para regresar a Houston a ayudar a su familia.

 

Lea además: Por COVID-19, delincuencia, terrorismo y secuestro, EE. UU. recomienda no viajar a Colombia

 

En la década de 1990, se lanzó al circuito de hip-hop de Houston bajo el nombre de “Big Floyd” con cierto éxito, pero no pudo escapar de la violencia de la escena clandestina de la ciudad y fue arrestado varias veces por robos y tráfico de drogas.

En 2014 se mudó a Minneapolis para buscar un “cambio de escenario” y mantener a la madre de Gianna, su hija recién nacida Gianna.

Trabajó como camionero para el Ejército de Salvación y luego como portero en un bar, un empleo que perdió cuando los restaurantes de la ciudad cerraron debido a la pandemia.

 

Le puede interesar: Presidente de México recibe vacuna contra COVID-19 en público para convencer a escépticos

 

¿Qué pasó el 25 de mayo de 2020?

El 25 de mayo, Floyd compró un paquete de cigarrillos en una tienda de Minneapolis. El comerciante sospechó que el billete de 20 dólares con el que le pagó era falso y llamó a la Policía.

Floyd, que había tomado fentanilo, un poderoso opiáceo, se resistió a su arresto. No recurrió a la violencia, pero pronto se encontró esposado e inmovilizado por Chauvin.

“No puedo respirar”, fueron sus últimas palabras.

 

Vea también: Capturan a padrastro que habría asesinado al hijo de su pareja por finalizar la relación

 

El expolicía fue grabado en video arrodillado durante más de nueve minutos sobre el cuello de Floyd, incluso cuando el corpulento hombre de 46 años, esposado, suplicaba “Por favor, no puedo respirar”.

Las imágenes, tomadas por transeúntes testigos del arresto de Floyd, fueron vistas por millones de personas dentro y fuera del país.

 

Conozca más: JEP buscará información sobre crimen de Álvaro Gómez en computadores del ‘Mono Jojoy’

 

Protestas y disturbios tras la muerte de George Floyd

Miles de personas participaron en una oleada de protestas en Minneapolis (EE.UU.) por la muerte a manos de la Policía de George Floyd, movilizaciones que derivaron en la quema de una estación de Policía, disturbios y saqueos.

La rabia desatada tras la muerte de George Floyd se extendió rápidamente a todo el país, e incluso a todo el mundo, y las manifestaciones callejeras y rechazo al hecho se acumularon desde entonces.

 

Le puede interesar: Bogotá: Desde este martes toque de queda nocturno y cuarentena el fin de semana

 

Las pruebas del caso

Gran parte de la fase de presentación de pruebas del juicio giró en torno a si Chauvin había realizado un uso razonable o excesivo de la fuerza.

Expertos médicos de la fiscalía dijeron que Floyd murió por la falta de oxígeno por tener la rodilla de Chauvin en su cuello y que las drogas no incidieron.

La defensa llamó a un oficial de Policía retirado que dijo que el uso de la fuerza de Chauvin contra Floyd estaba “justificado”.

 

Le puede interesar: Investigan muerte de hombre que cayó del quinto piso de centro comercial en Cali

Los oficiales de Policía que testificaron para la acusación, incluido el jefe de Policía de Minneapolis, dijeron que era excesivo e innecesario.

El veredicto también afectará a los tres excolegas de Derek Chauvin -Alexander Kueng, Thomas Lane y Tou Thao-, que serán juzgados en agosto por “complicidad en asesinato”.