Un estudio dirigido por la Universidad de Minnesota, Twin Cities, afirma que las células del cáncer no se ubican en un organismo por azar y, sino con determinadas zonas para “quedarse”.

Como “punto dulce” así llaman los expertos las zonas a donde muy posiblemente se pueden movilizar las células cancerosas dentro del organismo.

Le puede interesar: En coliseo velan a los tres niños que murieron tras derrumbe en escuela de Andes, Antioquia

Según la revista científica, Nature Materials, los resultados del estudio indican que la rigidez de un área afecta la rapidez con las que se mueven las células.

Los expertos afirmaron que las células del cáncer avanzan rápido en un entorno, no muy rígido ni muy blando, lo que quiere decir que estas células no buscan un punto totalmente rígido, sino que prefieren un punto intermedio.

Y es ese punto “dulce” el que les permitió moverse con más rapidez en el organismo.

Según Infobae, el profesor del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Minnesota, David Odde, afirmó:

“Este descubrimiento desafía el pensamiento actual en el campo, que es que las células solo se mueven hacia entornos más rígidos”. “Creo que este hallazgo cambiará la forma en que la gente piensa sobre este fenómeno. Nuestro modelo matemático predijo, y lo hemos demostrado a través de experimentos, que las células en realidad pueden moverse hacia el lado más blando”, subrayó el experto.