No hubo servicios religiosos esta mañana en Norcia, en el centro de Italia, por cuenta de un terremoto de magnitud de 6,5 grados en la escala de Richter.

El epicentro del movimiento telúrico fue en Perugia y Macarata. Aún no se reportan victimas mortales, aunque si se cuentan en más de 20 los heridos. Los daños materiales son cuantiosos y también la destrucción del patrimonio cultural.

El sismo causó estragos en la turística Norcia, en Umbría, donde sus dos principales iglesias quedaron semidestruidas. Una de ellas en la Basílica de San Benito, construida en el siglo XIV y dedicada a su fundador San Benito, que es conocido como el patrono de Europa. Así lucía antes del sismo y ahora su fachada quedó en pie pero con serios problemas estructurales y sus torres se derrumbaron. El temblor también afectó la catedral renacentista de Santa María Argéntea.

Ussita en la provincia de Macarata está destruida en un 90%. Otras edificaciones de valor arquitectónico sufrieron colapsos parciales. Por las constantes replicas los habitantes del centro de Italia están temerosos de regresar a sus casas ya que en los últimos meses este país ha recibido cinco terremotos.

Publicidad