La cepa del COVID-19 del Reino Unido ha adquirido una mutación similar a la variante sudafricana y podría resistir las vacunas, según revelan informes oficiales.

Public Health England ha detectado 11 casos en los que la variante ha mutado para “escapar” de la respuesta inmunitaria.

Los expertos dicen que su “desarrollo preocupante” significa que la vacunación y la inmunidad natural resultarán menos efectivas contra estas infecciones si se permite que se propaguen.

Estudios de laboratorio demostraron que los anticuerpos son menos capaces de unirse a una parte del virus conocida como proteína de pico, para evitar que desbloquee las células humanas para ingresar.

La mutación E484K “es la más preocupante de todas” respecto a su impacto en la respuesta inmunitaria, afirmó a la AFP Ravi Gupta, profesor de microbiología de la Universidad de Cambridge.

El Dr. Simon Clarke, microbiólogo de la Universidad de Reading, dijo: “Las mutaciones surgen espontáneamente y prosperan si proporcionan una ventaja al virus.

“Si bien aún no se han realizado evaluaciones sobre la efectividad de las vacunas que se usan actualmente en este país, es muy posible que esta mutación disminuya de manera similar su eficacia”.