En Rusia ha causado conmoción la detención de un hombre sospechoso de robar y matar a 26 mujeres mayores, entre 2011 y 2012.

Se trata de un cerrajero llamado Radik Taguirov, de 38 años de edad, quien fue detenido tras un trabajo «sistemático y minucioso» de la policía.

La investigación incluyó más de 10.000 pruebas genéticas, según un comunicado del comité de investigación ruso.

De acuerdo con los investigadores, el cerrajero cometió los asesinatos en doce regiones diferentes de Rusia.

Pero los restos biológicos y las huellas de zapatos encontradas en los lugares de los crímenes, así como el «perfil estereotipado» de los actos perpetrados por el asesino, permitieron concluir que se trataba en todos los casos de la misma persona.

Publicidad

Taguirov, que había sido juzgado en 2009 por robo, está siendo interrogado, añade el comunicado

Otros casos similares

La agencia de noticias AFP reportó algunas condenas por hechos similares en el mismo país.

En los últimos años, Rusia ha sido escenario de varios de los juicios por asesinatos en serie con más víctimas en el mundo.

Un expolicía siberiano, Mijaíl Popkov, fue condenado a cadena perpetua tras haber asesinado a 78 mujeres entre 1992 y 2007. Violaba y mataba a sus víctimas tras ofrecerles un paseo nocturno, a veces fuera de su horario de trabajo utilizando un coche policial.

En 2007, Alexander Pichushkin, apodado por la prensa rusa como el «asesino del tablero de ajedrez», fue condenado en Moscú a cadena perpetua por 48 asesinatos, cometidos sobre todo entre 2002 y 2006.

El condena admitió que su intención era matar a 64 personas, tantas como las casillas de un tablero de ajedrez.