Mientras el nuevo gobierno norteamericano habla de proteccionismo dentro de su país, el presidente chino viajó hasta Perú para hablar de libre comercio y dejar expuesta su resistencia a las políticas económica de Donald Trump.