China continúa siendo líder en materia de investigación para impulsar la creación de energías renovables y la exploración espacial.

Es por eso que grupos de investigación dieron a conocer al público los resultados de dos de sus más grandes experimentos de la materia: la construcción de una ‘luna’ y un ‘sol’ artificial.

Luna que simula ‘baja gravedad’

En la prefectura de Xuzhou, un grupo de científicos de la Universidad China de Minería y Tecnología construyeron una instalación de investigación que simula un entorno de baja gravedad de la Luna.

Li Ruilin, líder del proyecto, afirma que el simulador se trata del ‘primero en el mundo’ que puede hacer que la gravedad desaparezca ‘sin límite de tiempo’.

No obstante, los efectos de la gravedad tienen que lograrse desde un avión que entre en caída libre o en una torre donde se cumpla con el mismo propósito. La experiencia, desde la instalación, puede ‘durar todo el tiempo que uno requiera’.

Conozca más: Muere Magawa, la ‘rata héroe’ que olfateaba las minas terrestres

El científico Ruilin explicó que el simulador está instalado sobre una cámara de vacío, donde reposa una ‘mini luna’ que mide 60 centímetros de diámetro.

El paisaje lunar está formado por rocas y polvo, tan lígeros como los del satélite natural de la Tierra, y están sostenidos por un campo magnético.

Cuando esta corriente es suficientemente fuerte, puede hacer levitar objetos livianos y pesados.

Finalmente, Li Ruinin afirmó que la investigación tiene dos finalidades: impulsar la construcción de infraestructuras en la luna y desempeñar papeles claves en las misiones lunares, como la prueba de equipos en entornos espaciales extremos.

También puedes leer: Una mujer limpió gratis la ‘cocina más sucia de Europa’

El sol de la ‘energía limpia’

Un reactor de fusión nuclear simula la construcción de un ‘sol’ artificial operado por la Academia China de Ciencias (ASIPP).

El sol, cuyo resultado recibió el nombre de EAST (Tokamak Superconductor Experimental Avanzado), busca responder que efectos hace del sol un reactor tan potente que logre calentar y dar energía limpia al sistema solar.

En uno de los experimentos, el ‘sol’ artificial logró sostener, durante 1,056 segundos, una temperatura de 120 millones de grados centígrados, cinco veces más caliente que nuestro sol.

Gong Xianzu, investigador del Instituto de Física de Plasma de la ASIPP,  afirmó que el proyecto impulsa a proveer una energía limpia casi limitada al recrear, por ejemplo, las reacciones que ocurren naturalmente en las estrellas.