El gobierno chino puso en marcha las primeras fases del carnet que ahora deberán portar las personas, el cual, acumula puntos por ser un buen ciudadano y de acuerdo a los resultados les otorgan y les quitan beneficios.

Difundir información falsa sobre terrorismo, causar problemas en vuelos, usar billetes de transporte caducados y fumar en trenes son algunas de las acciones que definen en China al mal ciudadano.  

Estas medidas hacen parte del plan del presidente Xi Jinping para construir un sistema de puntuación de buenos y malos ciudadanos basado en los hábitos sociales y de consumo.

Publicidad

Los resultados de cada individuo, que serán reflejados en el carnet, influirán en la capacidad para alquilar una vivienda, obtener un seguro o un préstamo, e incluso serán tenidos en cuenta al momento de aplicar a un empleo.

Quienes obtengan la menor puntuación tendrán prohibiciones como subir a trenes y aviones durante un año o serán castigados con internet lento en sus hogares. El sistema estará plenamente implementado en el año 2020.