Este lunes, China amenazó a Estados Unidos con un «contraataque» tras los anuncios del presidente Donald Trump de una serie de sanciones y restricciones contra los intereses chinos.

Se trata de la primera reacción de Pekín a las medidas anunciadas el viernes por el presidente estadounidense. Todo ello se produce en un contexto de fuertes tensiones  bilaterales en torno al territorio semiautónomo de Hong Kong, a la pandemia de covid-19, la situación de los musulmanes uigures en el noroeste de China o el comercio bilateral.

«Cualquier declaración o acción que perjudique los intereses de China se encontrará con un firme contraataque», declaró ante la prensa Zhao Lijian, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

En una declaración con tono firme pero sin demasiados detalles, Donald Trump anunció el viernes que suspendía la entrada a Estados Unidos de los ciudadanos chinos que representan un «riesgo» potencial para la seguridad del país.

También pidió a su administración que ponga fin a las medidas comerciales preferenciales para Hong Kong.

– «Remediar errores» –

«China exhorta a Estados Unidos a remediar de inmediato estos errores y a abandonar su mentalidad de Guerra Fría» subrayó  Zhao Lijian en rueda de prensa.

El catalizador de esta serie de medidas parece ser la controvertida ley de seguridad nacional que China quiere imponer a Hong Kong, estimando que se trata de una forma encubierta de silenciar a la oposición y de coartar las libertades en el territorio, escenario de masivas y a menudo violentas manifestaciones prodemocracia en 2019.

La entrega de Hong Kong se realizó en nombre del principio «Un país, dos sistemas» que permitieron a la excolonia británica preservar libertades desconocidas en China, como una justicia independiente.

Estas excepciones han llevado a muchos países, como Estados Unidos, a aprobar leyes que los autorizan a tratar a Hong Kong como una entidad comercial separada del régimen chino.

Pero China «no ha cumplido su palabra de garantizar la autonomía de Hong Kong», explicó el viernes Trump. Por ello, el presidente estadounidense anunció  que quiere poner fin a las exenciones otorgadas a Hong Kong como parte de su relación especial.

«Todas las medidas anunciadas (por Donald Trump) constituyen una grave injerencia en los asuntos internos de China» replicó Zhao Lijian.