La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, condenó los casos de brutalidad y abuso policial que se han presentado en Colombia, haciendo referencia a la reciente muerte de un ciudadano a manos de policías.

«Según información pública, el 8 de septiembre murió Javier Ordóñez, como consecuencia de los golpes y descargas eléctricas propinadas por agentes policiales mientras se encontraba sometido en el piso», escribió esta entidad.

La Comisión también se pronunció sobre las siete personas que perdieron la vida y por las decentes de heridos, en el contexto de las protestas de este miércoles por la violencia policial en el país.

«Todos estos hechos deben ser esclarecidos, investigados y sancionados. El uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del Estado debe seguir los principios de legalidad, necesidad, razonabilidad y proporcionalidad, poniendo en el centro la protección de los derechos de todas las personas».

Finalmente, la CIDH recordó al Estado colombiano su deber de garantizar el derecho a la vida, integridad y libertad de manifestación. 

Publicidad