Un boletín oficial del Ministerio de Ciencia chino ‘Science and Technology Daily’ publicado el pasado 14 de junio y el cual fue eliminado minutos después, afirmaba que un equipo de científicos de la Universidad Normal de Pekín había captado señales de por lo menos una civilización extraterrestre.

De acuerdo con el informe, gracias al nuevo y enorme radiotelescopio de 500 metros de diámetro FAST (Five hundred meter Aperture Spherical radio Telescope), instalado en el suroeste de la provincia de Guizhou y conocido como ‘Sky Eye’, el ‘Ojo del Cielo’, se logró captar la señal alienígena.

Lea más: Muere árbitro tras brutales agresiones recibidas de jugadores y aficionados

El equipo conformado por el astrónomo Zhang Tonjie, detectó dos intrigantes conjuntos de señales en 2020, mientras los científicos revisaban los datos recopilados por FAST en 2019.

Posteriormente y este mismo año, los científicos identificaron una tercera señal de radio de banda estrecha, la que normalmente utilizan los aviones y satélites humanos. No obstante, Tonjie sostuvo que existe la posibilidad de que las señales no sean más que el producto de interferencias de radio, algo que los investigadores están comprobando.

Conozca más: Rusia recrudece los ataques en Lugansk y provoca al menos 6 muertos

“Se trata de varias señales electromagnéticas de banda estrecha diferentes a otras del pasado y el equipo está trabajando actualmente en una mayor investigación. La posibilidad de que la señal sospechosa sea algún tipo de interferencia de radio también es muy alta, y debe confirmarse o descartarse con más estudios. Esto puede ser un proceso largo”, explicó Tonjie.

Las señales captadas por FAST se produjeron en una frecuencia muy utilizada por la tecnología humana y por ello, los científicos se preguntan si se trata de una civilización extraterrestre.

Podría leer: Zelesnki: Ucrania está ahora más cerca de la Unión Europea que nunca

No es la primera vez que una señal de radio genera intriga entre los expertos; cabe recordar que ya se han conocido de varios casos, de los cuales se destaca uno entre 2011 y 2014 cuando se captaron señales alienígenas, pero al final resultó que eran producidas por los propios investigadores cada vez que calentaban sus almuerzos en el microondas.

En otra oportunidad, se conoció el estallido electromagnético de un minuto de duración captado por SETI en agosto 1977 con el telescopio Big Ear de la Universidd Estatal de Ohio y junto a cuya gráfica el científico Jerry Ehman, que trabajaba en el telescopio esa noche, escribió “¡Wow!”.