Científicos de Australia y Reino Unido revelaron los tres periodos en los que el cerebro tiene mayores efectos nocivos y daños irreparables por el consumo de bebidas embriagantes.

La investigación publicada en la revista British Medical Journal confirma que el efecto más perjudicial del alcohol se observa en el cerebro del feto durante el embarazo.

Esto, aumentaría los riesgos de deterioro neurológico permanente en el hijo. Así mismo, el cerebro podría afectarse por «trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF)» asociado a problemas físicos, del comportamiento y del aprendizaje.

Por otra parte, entre los 15 y 19 años de edad, expertos aseguran que el licor excesivo puede asociarse con una disminución del volumen cerebral, así como de un déficit de la función cognitiva.

Aunque el consumo de alcohol no es tan frecuente en los mayores de 65 años, las consecuencias para quienes lo hacen pueden ser irreparables.

El estudio señala que esto puede ser uno de los factores de riesgo para cualquier tipo de demencia, iniciando tempranamente.

Publicidad

Cabe resaltar que esta investigación se desarrolló con el fin de brindar «una perspectiva de ciclo de vida sobre la salud del cerebro» y apoyar «la formulación de políticas e intervenciones de salud pública para reducir el uso y abuso del alcohol en todas las edades«.