El director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, aseguró que el cierre parcial del Gobierno Federal de Estados Unidos podría extenderse hasta el próximo año.

Es muy posible que este cierre vaya más allá del 28 y llegue hasta el nuevo Congreso

indicó.

El funcionario se mostró pesimista y aseguró que las cosas no van a moverse rápidamente durante los próximos dos días, por lo que el próximo 3 de enero, los legisladores que resultaron elegidos en las pasadas elecciones de noviembre, podrían ser los responsable de aprobar un presupuesto que ayude a reabrir el Gobierno.

Esto ocurre luego de que el Senado de Estados Unidos levantara su sesión sin un acuerdo sobre el proyecto de ley de financiamiento federal, que incluye los 5.000 millones de dólares que exige el presidente Donald Trump para el muro fronterizo con México.

Este cierre parcial administrativo es el tercero que enfrenta Trump en tan solo un año, quien a su vez ha amenazado con un largo cierre del que responsabiliza al bloque demócrata.

Por su parte, más de 420 mil empleados del Gobierno deberán trabajar sin sueldo y la mayoría de entidades gubernamentales se quedará sin fondos hasta que se logre un acuerdo.