Los atentados sucedieron en la zona de bares muy cerca de la Sinagoga Central de Viena (Stadttempel) que en ese momento estaba cerrada, al igual que el centro comunitario y restaurante kosher en la misma manzana.

Además, se registraron disparos en otros cinco puntos del casco histórico de Viena, situados a pocos cientos de metros uno del otro. La zona atacada se conoce popularmente como “Triángulo de las Bermudas” y está llena de bares, restaurantes y otros establecimientos de ocio.

Así pues, la Policía de Viena realiza este martes un gran operativo para capturar a uno de los dos posibles autores del atentado islamista que causó al menos cinco muertos, según afirmó el ministro de Interior, Karl Nehammer.

Vea también: Director de la OMS, en cuarentena tras contacto con un positivo por COVID-19

Mientras prosigue la investigación de las autoridades sobre el atentado, el Gobierno de Viena ha llamado a los ciudadanos a permanecer en lo posible en sus viviendas.

Las cifras iniciales dan cuenta de un atacante y cuatro civiles asesinados (dos hombres y dos mujeres) y 18 personas se encuentran hospitalizadas, siete en estado grave, una de ellas es un agente de la Policía.

Según las autoridades sanitarias, las víctimas tienen heridas de bala pero también de arma blanca (cuchillos).

El ministro del Interior, Karl Nehammer, confirma que uno de los atacantes es un hombre radicalizado y seguidor del llamado “Estado Islámico”.