Desarrolladores estadounidenses crearon el primer robot para matar bacterias del mundo, que además, es portátil.

Se trata de Cleansebot, un pequeño robot que pesa tan solo 220 gramos, lo que lo hace fácil de llevar a todas partes. Su sistema es 100 % intuitivo, por lo que es muy fácil de usar.

Este pequeño terror de las bacterias, diseñado para desinfectar y esterilizar cualquier superficie, utiliza una mezcla de emisores de pulso y luces ultravioleta que coordinados a cierta frecuencia son letales para el 99,9 % de las bacterias.

Vea la noticia completa en el video.