La prestigiosa Clínica Mayo, en Estados Unidos, despidió a 700 de sus trabajadores por incumplir la política de normas para vacunarse contra el COVID-19.

Según el portal web local NBC News, los empleados del hospital recibieron plazo hasta el pasado 3 de enero para recibir su primera dosis de la vacuna, obtener un certificado médico o incluso religioso de esta.

Sin embargo, estas personas no presentaron la documentación a tiempo, por lo cual fue causal inmediata de su despido.

“Necesitamos tomar todos los pasos necesarios para mantener seguros a nuestros pacientes, fuerza de trabajo, visitantes y comunidades”, argumentó el centro médico a través de un comunicado.

Conozca más: En 2021 se registraron 18 bebés con nombres de los Reyes Magos: ¿Cuál fue el más usado?

Un despido masivo sin repercusiones

No obstante, este despido masivo ‘no resultó ser un problema’ para el centro médico.

La Clínica Mayo también notificó que una gran parte de sus trabajadores se inmunizaron contra el COVID y presentaron su documentación en el tiempo solicitado.

Casi el 99 % de los empleados en todas las locaciones de la Clínica Mayo cumplieron con nuestro programa de vacunación hasta la fecha límite”, informó la clínica, que cuenta con alrededor de 73.000 colaboradores en Estados Unidos.

Lea más: Tras propagación de ómicron, aumenta demanda por vacunas

‘Contra sus políticas’

La Clínica Mayo ha sido foco de constantes críticas por cuenta de sus políticas y normas.

En diciembre, un grupo de 38 abogados envió una carta a médicos del instituto pidiéndoles que no se vacunen. Esta petición fue liderada por Penny Bennet, miembro republicano de Minessota.

Además, voceros de la Clínica hicieron conocer que ‘la mayoría de certificaciones médicas o religiosas de los despedidos fueron aceptadas’. 

“Si aquellos que fueron despedidos eligen vacunarse después de esto, la oportunidad está para que apliquen y regresen a la Clínica Mayo”, finalizó la declaración.