La decisión tuvo lugar a raíz del anuncio de este jueves, 26 de marzo, por parte del Gobierno de Estados Unidos, el cual ofreció 15 millones de dólares por cualquier información que lleve al arresto del mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

En este anuncio, también ofrecieron 10 millones de dólares por otros tres personajes: el vicepresidente económico, Tareck El Aissami; el exgeneral venezolano Hugo Carvajal, y el exjefe militar Clíver Alcalá Cordones.

El general Clíver Alcalá fue acusado por la justicia de Estados Unidos de estar vinculado al narcotráfico y el terrorismo junto con el régimen de Nicolás Maduro.

Sin embargo, Alcalá manifiesta ser un disidente del régimen.

Una vez se conoció la acusación en su contra, publicó un video en Twitter en el que manifestó que estaba en Barranquilla y se auto incriminó en un supuesto complot para darle un golpe de Estado a Maduro.

Después de publicar el video anunció su entrega a la DEA. Una agencia de inteligencia colombiana medio en la entrega.

Publicidad

Alcalá salió del país por voluntad propia junto a agentes de la DEA.

«Yo asumo mi responsabilidad, estoy en mi casa. Desde hace 48 horas le informé al Gobierno colombiano que no está vinculado a las actividades que estábamos haciendo los venezolanos con los asesores norteamericanos, le informé que esas armas le pertenecían al pueblo venezolano», dijo el exjefe militar.

«No voy a huir porque tengo la defensa de que mi trabajo era por el pueblo venezolano”.