El canal de noticias CNN ha perdido casi la mitad de su audiencia desde que el expresidente Donald Trump abandonó la Casa Blanca, un indicador de cómo la polarización y la animadversión que alimentaba el político en sectores liberales han definido la industria televisiva estadounidense.

Según datos de Nielsen Media Research, entre el 4 de noviembre de 2020 hasta el pasado 20 de enero, el día de la investidura de Joe Biden, CNN tuvo una media de 2,5 millones de espectadores durante las horas de “prime time”, mientras que la cifra cayó a 1,6 millones de media hasta el 15 de marzo.

La caída es aún mayor si se compara con los 3,1 millones de televidentes en los últimos días de diciembre hasta el 20 de enero, cuando la polarización en el país se amplió con la insistencia de Trump y sus simpatizantes de no aceptar el resultado electoral, basándose en falsedades.

En el segmento de demografía más importante para CNN el retroceso fue del 58 % después que se pusiera fin a la incertidumbre electoral, que llegó a su punto álgido con el intento de toma al asalto del Capitolio por parte de simpatizantes de Trump el 6 de enero.

Publicidad

Los medios de NewsCorp, fundados por el magnate sensacionalista Rupert Murdoch, airearon este jueves los malos datos de su mayor competidor en el segmento de noticias de televisión por cable.

Los cuatro años de Trump en la Casa Blanca polarizaron tanto a los votantes como a los canales de noticias en Estados Unidos que ahora ocupan más su tiempo con opinión y no tanto con análisis imparciales.

Vea también: Buscan a 500 jóvenes para regalarles becas universitarias en Bucaramanga

Fox News, que apoyó a Trump durante su mandato, se convirtió en el canal predilecto de los conservadores, pero tras darle la espalda a raíz del asalto al Capitolio, las empresas de análisis televisivo han comenzado a detectar un éxodo de audiencias a canales más conservadores como Newsmax.

Otros canales como el ultraconservador OANN, con vínculos con el Kremlin y acusado de ser un aparato de desinformación, también han prosperado gracias a la polarización que vive Estados Unidos.