La Policía española, en colaboración con agentes de Colombia, desarticuló la mayor red de distribución de cocaína de Madrid, con doce detenidos y 600 kilos incautados, en una operación que se desarrolló en cinco provincias.

Según informó la Policía, se trata de una organización “muy violenta” que contaba con un arsenal de armas y que presuntamente, tenía una amplia red de pisos de seguridad en los que ocultaban grandes cantidades de cocaína para traficar con ella por todo el país.

 

 

Entre los arrestados figura un “narcoabogado” que realizaba labores de asistencia jurídica, asesoraba sobre blanqueo de capitales e, incluso, realizaba y ejecutaba transacciones de cocaína.

Según la fuente, las investigaciones comenzaron en 2020 sobre un núcleo de individuos asentados en Madrid y en Marbella liderados por un narcotraficante marroquí de gran relevancia internacional, que mantenía contactos con organizaciones de Marruecos y Sudamérica suministradoras del estupefaciente.

Publicidad

 

 

La red compraba grandes plantaciones de marihuana en toda España y enviaban la droga al centro de Europa y a los Países Bajos, con lo que sufragaban los costos para posteriores operaciones de mayor envergadura, tanto de tráfico de cocaína como de hachís en grandes cantidades.

Según la Policía, el hombre de confianza del líder de la organización era su propio hermano, que servía de nexo entre la cúspide y las personas intermedias.

 

 

También estaba otro de los hermanos del líder, considerado como el perfecto testaferro, y un conocido abogado que representaba los intereses jurídicos de la organización investigada.

La organización frecuentaba tres inmuebles de la provincia de Madrid, en los que almacenaba droga o dinero en efectivo de las transacciones realizadas.